La oposición criticó la falta de consulta para definir la continuidad en plena campaña electoral.


La licitación que dejó al Nuevo Banco de Santa Fe en puerta para continuar como agente financiero de la provincia generó fuertes críticas del peronismo y otras fuerzas opositoras, aunque el Gobierno asegura que se trató de un proceso “transparente”.

“El nuevo pliego establece condiciones más favorables para la Provincia“, respondió el ministro de Economía Gonzalo Saglione a la hora de repasar la cuestión. Si bien dirigentes del Partido Justicialista (PJ) manifestaron que el contrato actual vencía después de las elecciones y sostuvieron que fue un llamado anticipado, desde la Casa Gris aclararon que el vínculo vence el 30 de junio y agregaron: “Prorrogarlo hubiese significado beneficiar al actual prestador”.

Además de defender la política financiera actual de la administración del Frente Progres, el funcionario recogió el guante en plena campaña y recordó que el Ejecutivo “tiene que contratar servicios de agente financiero porque hace dos décadas hubo un gobierno que vendió el banco público“.

Saglione contraatacó así en referencia la proceso de privatización correspondiente al primer mandato de Jorge Obeid, en el cual intervino además el actual candidato a gobernador Omar Perotti. En clave electoral, el titular de Hacienda sostuvo que aquella decisión fue un “tremendo error para la economía” de Santa Fe y preguntó si “alguien se hace cargo” de eso.






Comentarios