Lo sentenciaron a 15 años de prisión. La víctima de Edgardo Porcel fue su hija.


Edgardo Adrián Porcel, fue condenado a 15 años de prisión por abusar de su hija, Karina Toledo, cuando era una adolescente.

La sentencia unánime fue impartida por los jueces Néstor Murcia, Ariel Hernández y Rodolfo Luque.

Los magistrados lo condenaron por el delito de “abuso simple agravado por el vínculo, gravemente ultrajante y con acceso carnal”.

La pena impuesta por el tribunal contrastó con los 20 años que había solicitado el fiscal Mauricio Romano y los 19 años de prisión que pidió la querella.

Por el momento Porcel continuará en libertad hasta tanto la sentencia no quede firme. La defensa de acusado, que solicitó la absolución durante el debate, apelará la decisión judicial.

La denuncia contra Edgardo Porcel la hizo su hija, Karina Toledo, unos cinco años atrás.

Karina, que supo tener notoriedad cuando pedía justicia por el asesinato de Roxana Toledo en 2015, la mamá, fue la encargada de apuntar contra el padre cinco años atrás.

Los abusos se remontan a cuando ella tenía 13 años y según relató se extendieron por unos dos años.

En aquel entonces, Porcel, Roxana Toledo y Karina vivían bajo el mismo techo.




Comentarios