Lo más preciado es la chapa. La utilizan para hacer tapas para hornos o en carrocerías de vehículos.


El robo y la destrucción de cartelería vertical en las rutas y caminos rurales del sur mendocino parece ser una constante.

Desde Vialidad Provincial aseguran que al menos registran el faltante de cinco carteles por mes.

La chapa es lo más codiciado y entre los usos que reciben esos carteles es el de tapas para hornos, compuertas en cauces de riego y también pasan a formar parte de carrocerías en vehículos.

“Fácilmente se roban cinco carteles por mes, también están los que los destruyen. Hay veces que nos avisan los vecinos o gente que transita por el lugar y se da cuenta que falta un cartel. Están los casos en que la misma gente nos ha traído el cartel hasta la delegación”, comentó Emilce Lozano, a cargo de la jefatura de San Rafael y General Alvear de Vialidad Provincial.

Lo más preciado en los carteles viales es el material del que están hechos, la chapa tiene un valor de reventa considerable o se emplea para cuestiones muy particulares.

“Lo san en hornos, compuertas y carrocerías. La misma gente nos cuenta pero no podemos hacer nada porque no quieren denunciar al vecino o esa persona que conocen”, contó la funcionaria de la DPV.

“Sabemos que hay señalización que falta en los caminos y carteles que son tan viejos que ya ni se pueden leer, hay que sacarlos y volverlos a plotear, pero el robo, sobre todo, y la destrucción superan ampliamente ese faltante. Estamos en un 80% bien y falta el 20%”, añadió Lozano.

“Tenemos como prioridad algunos aspectos como los cruces, los carteles que indican que hay una escuela y las velocidades máximas y los de PARE. Nos falta más con los nombres de las calles”, indicó.






Comentarios