El precandidato a presidente anticipó que "el año va a ser muy complejo" y no dudó en diferenciarse de Cristina Kirchner. 


El diputado nacional y también precandidato a presidente por el bloque “Red por Argentina”, Felipe Solá, pasó este jueves por Expoagro, y además de recorrer la megamuestra junto al intendente nicoleño Manuel Passaglia, visitó el stand de la única fábrica de cosechadoras argentinas: Vasalli.

“Me contaban que no compiten de igual a igual con la enorme maquinaria de origen extranjero como siempre fue, sino que compiten por financiamiento. Las extranjeras se financian de forma muy barata y se lo pueden trasladar a los productores. Hoy el financiamiento argentino está en una situación grave. Hay que defender el trabajo argentino y darle envión”, sostuvo, y manifestó su intención de acercar el campo al peronismo

En plena campaña, y consultado sobre la actual situación económica, resumió: “Es alarmante. Se ha dado una lucha muy fuerte contra la inflación y cada vez hay más, pero la gente gana menos. Siempre se está anunciando que viene lo mejor y no llega nunca. No hemos tenido inversión externa y bajó nivel de inversión interna”.

El país del año que viene va a ser muy complejo y con problemas de vencimientos muy graves. Y en lo interno, con decaimiento de la actividad industrial y comercial. Se necesita a alguien que tenga experiencia, que sea moderado y que tenga sus ideas”, dijo. Y en ese sentido, aclaró: “Yo las tengo. También, hay que dar garantías de lucha contra la corrupción”. Tampoco dudó en tomar distancia otra vez de la ex presidenta Cristina Kirchner, a quien criticó duramente por su política agropecuaria. 

“Hay que pensar que el sector privado argentino crecería mucho más si tuviésemos un grado de previsibilidad mayor. Invertir en la Argentina es competir contra un dólar que se puede mover en cualquier momento y contra tasas de interés muy altas”, cerró el legislador.






Comentarios