Igualmente persiste la dificultad para navegar y hay pocas playas habilitadas a los bañistas. 


Cesó el alerta por la crecida del río Paraná a la altura de Ramallo, pero aún persiste la dificultad para navegar. Está por debajo del nivel de evacuación y se ubica por estas horas en 3,33 metros, según el informe de Prefectura.

Pese a la tendencia a la baja, continúa observándose en toda su extensión una excesiva correntada con obstáculos como restos de árboles y camalotes, no descartando la posibilidad de advertir ofidios entre las malezas. Se recomienda a los bañistas utilizar sólo las playas habilitadas con guardavidas.

De hecho, ya se había suspendido el clásico de Aguas Abiertas del Club Naútico, por calendario dispuesto por el 17 de febrero, y ahora lo reprogramaron para el próximo 24 de marzo. Llegó en su punto más crítico a tocar los 3,67 metros.






Comentarios