Ocurrió este jueves minutos antes de las 8. La víctima denunció el robo esa misma tarde, pero nada se supo. 


Un curioso hecho de robo se produjo en la mañana de este jueves y la víctima recién se dio cuenta cuando se levantó. Cerca de las 8, fue hasta el garaje y notó que el portón estaba descalzado y había sido forzado.

Ocurrió en una vivienda de Francia al 300, a pocas cuadras del Santuario. Le llevaron dos bicicletas, una amoladora y una soldadora.

La mujer denunció el robo por la tarde e hizo su descargo en la Comisaría Primera, por jurisdicción. Lo más llamativo es que los ladrones fueron casi imperceptibles y nadie se percató de lo que estaba sucediendo. De momento, no hay detenidos pero el testimonio de algún vecino podría ser clave para dar con los responsables. 

(Fotografía: Prensa Libre SN)






Comentarios