"Luego de dialogar y permitir que los familiares de uno de ellos ingresara, depusieron su actitud", confió la fiscal Bicetti. En medio de un gran despliegue, fueron llevados a Campana. 


Horas de tensión se vivieron este jueves en la cárcel de San Nicolás cuando tres internos tomaron como rehenes a un médico, un enfermero y un guardicárcel. Estaban armados con facas y se negaban a ser trasladados. Exigían, además, mejores condiciones carcelarias y tener contacto con sus familiares. 

El Ministerio de Seguridad bonaerense tomó el caso y la jueza María Eugenia Maiztegui y la fiscal General, Sandra Bicetti, se hicieron presentes en el lugar. La propia Bicetti, en declaraciones radiales, reveló los pormenores de la negociación, que finalizó pasadas las 18.

Jorge Gabriel Mendoza Romero (26), Marcos Facundo Andrade (26) y Carlos Armando Escobar (25) habían sido retirados del pabellón por estar acusados presuntamente de violación y les llegó data de que se iban a vengar. “Fuimos acusados procesalmente por un interno. La policía nos tiene en un pabellón, en una celda donde ni siquiera tenemos una canilla y nos sacaron toda la comunicación con nuestra familia”, contó Mendoza a la prensa.

De izquierda a derecha: Marcos Andrade, Carlos Escobar y Gabriel Mendoza.

Todo el perímetro estaba cubierto, pero afortunadamente no pasó a mayores. “Luego de dialogar y permitir que los familiares de uno de los internos ingresaran, lograron deponer su actitud”, confió Bicetti y sostuvo que “los mismos internos pidieron declarar”. Las víctimas resultaron ilesas, aunque debieron recibir asistencia psicológica tras su liberación producto del “shock emocional’.

En medio de un gran despliegue policial y con las cámaras de por medio, fueron trasladados a la Unidad Penal N° 41 de Campana. 

(Fotografía: Captura)






Comentarios