La causa se inició el año pasado a partir de la denuncia de la ONG FOMEA, puntualmente por descarga de petcoke a cielo abierto. 


Por orden judicial, el pasado septiembre fueron allanados los predios de dos empresas del Puerto de San Nicolás y del Parque Comirsa por presunta contaminación ambiental.

La investigación se inició el año pasado a partir de la denuncia de la ONG Foro Ambiental San Nicolás (FOMEA) por infracción a la ley de residuos peligrosos Nº 24.051, que involucra puntualmente el manejo de la carga, descarga y acopio de petcoke. Las firmas implicadas son Casport S.A. y MTR, que opera en Ramallo.

El operativo estuvo a cargo del personal del Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina y del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), la autoridad ambiental competente en la Provincia. La causa lleva el número de expediente 27876/2017 y es instruida por la Fiscalía Federal a cargo del Dr. Matías Di Lello.

“Todo surgió por una denuncia anónima con fotografías y filmaciones que fueron adjuntadas en la causa que nosotros empezamos a investigar. Nosotros denunciamos la posible contaminación porque venían barcos cargados con petcoke y lo descargaban a cielo abierto cuando es algo que se debe hacer con cintas cerradas; todo eso volaba, incluso para la carga de camiones”, detalló Edgar Panigatti, encargado de prensa de FOMEA.

Pero poniendo un manto de sospecha sobre el accionar, remarcó que van a iniciar una presentación impugnatoria porque nunca fueron notificados. “No sabemos nada de lo que se hizo en los allanamientos y ni siquiera pudimos ver los expedientes”, sostuvo. 




Comentarios