"El ajuste que instrumenta el gobierno en todos los niveles nos está pegando de lleno", dispararon. Se entregó un petitorio al intendente. 


Referentes del Partido Justicialista local y Unidad Ciudadana se movilizaron junto a los principales sindicatos de la ciudad para entregarle un petitorio al intendente Manuel Passaglia en el que plantearon -entre otras cosas- la necesidad de “conformar un comité de crisis” en medio de la ola de despidos.

“El documento está dirigido al intendente pero tiene directa vinculación con la situación que se vive a nivel nacional. Le decimos basta a los despidos, al ajuste y a los tarifazos”, afirmó Ricardo Espina, del gremio de Camioneros. 

Uno de los sectores más golpeados es el metalúrgico, precisamente el pilar de la economía local. En el Parque Industrial Comirsa hay empresas que suspendieron personal y otras en las que se trabaja de lunes a jueves por un plazo de 60 días. “El ajuste que instrumenta el gobierno de Macri está pegando de lleno en la industria. Pero a pesar de que se apuesta por ignorar el reclamo ciudadano, el país entero visibiliza la necesidad de decir basta”, disparó Jesús Gómez, edil de Unidad Ciudadana.

Sin ir más lejos, Motomel acordó un plan de suspensiones temporarias para evitar despidos. Del otro lado, en Bunge, la situación sigue siendo de incertidumbre con puestos perdidos.

Ernesto Gómez, delegado de sindicato de Aceiteros de Rosario, expresó en ese punto: “Este gobierno no ha hecho nada por la clase trabajadora. En la planta de Bunge Ramallo hubo más de 60 despidos y rige una cesantía de otros 25 del sindicato de Químicos. En muchos casos son retiros producto de las presiones que recibe el trabajador. Es un escenario preocupante porque el sistema juega a favor de la flexibilización laboral”.

(Fotografía: El Norte)






Comentarios