La joven nicoleña está desaparecida desde principios de agosto. No se descarta su vinculación con una red de trata. 


El paradero de Sofía Belén Duarte sigue siendo una incógnita a casi un mes de su desaparición. El último contacto que registró la familia fue a principios de agosto, aunque en las redes sociales hubo actividad los últimos días y se espera por el informe de medios.

“Si bien la joven no tenía teléfono celular, se pudo obtener el dato de que leyó mensajes en su cuenta de Facebook hasta el día 10 y hay ingresos posteriores”, confirmó el fiscal Martín Mariezcurrena a Radio Noba.

Por otro lado, el aporte de un camionero podría ser clave para comprender el trasfondo del caso y no se descarta su vinculación con una red de trata. “La chica estaba con unos bolsos procurando irse de San Nicolás. Hablamos con camioneros que le dieron transporte y obtuvimos que quería llegar por todos los medios a Corrientes, pero luego se arrepintió a la altura del puente de Zárate y se volvió para el lado de Ramallo. Eso consta en la declaración”, sostuvo. 

Y añadió: “El martes revisamos un conocido lugar de la ruta donde hace un tiempo se ejercía la prostitución, porque teníamos dato de que podría estar allí. El resultado fue negativo”.

La denuncia quedó sentada en sede del destacamento Coviccos y de inmediato se difundieron imágenes con su rostro y algunos rasgos distintivos. Tiene 22 años, mide 1,66 metros, de ojos marrones, pelo largo, contextura física delgada y con dos tatuajes visibles: uno en el antebrazo izquierdo y otro en el muslo de la pierna izquierda. 

Sofía lucha contra una adicción a las drogas y temen que el paso del tiempo agrave su condición. Por cualquier dato, comunicarse al 911 o con el (0336) 154574539.






Comentarios