"Hemos recibido llamados porque la patronal los obliga a salir a trabajar bajo la presión de despido o suspensión", disparó Maximiliano Cabaleyro. 


El paro se hizo sentir en los distintos puntos del país, e incluso el acceso por Circunvalación a Rosario estuvo bastante complicado, pese a que se había informado que no habría cortes de rutas. En San Nicolás, la concentración acaparó los principales ingresos y salidas para visibilizar la medida de fuerza.

“En el caso nuestro, vamos a hacer como todos los años cada vez que hubo un paro. Estamos en los puntos clave informando a todos los trabajadores a los que hayan obligado a cumplir con la jornada laboral”, explicó Maximiliano Cabaleyro, referente de Camioneros a nivel local.

Los servicios mayoritariamente afectados fueron recolección de residuos, transporte de caudales, combustible y mercadería, y reparto de correo.

“Estuvimos recibiendo llamados de distintos choferes porque la patronal los obliga a trabajar bajo la presión de despido o suspensión. Por eso, nos informan los horarios y el lugar por donde van a pasar, así nosotros intervenimos y se pueden adherir una vez que estén en la calle”, puntualizó, respecto del presunto “apriete” de las empresas.

Por otro lado, sostuvo que “muchos se comunicaron para saber a qué hora empezaba el paro y así no mover los vehículos”. “Queremos garantizar que el ciudadano y el transporte público puedan circular sin inconvenientes”, subrayó el sindicalista.

El servicio de colectivos funciona normalmente, no así el próximo 25 debido al paro general al que adherirá la Unión Tranviarios Automotor (UTA). 




Comentarios