Acumulaba varias denuncias, aunque no con fecha de este año. Desde la Jefatura de Educación se habían mostrado cautos, e incluso negaron las acusaciones. 


Nuevos avances en la causa por el caso de maltrato a un menor en el Jardín de Infantes Nº 901 de barrio Somisa darían cuenta de que la docente denunciada fue separada de su cargo hasta tanto se resuelva su situación administrativa y judicial, y se la reubicaría en otro establecimiento. 

Varias acusaciones pesaban en su contra, aunque en un principio desde la Jefetura Distrital de Educación Región 12 se trató de minimizar la situación. Incluso, la inspectora Mónica Guidi negó los cargos y pidió que se utilizaran los canales institucionales para resolver por fuera de toda burocratización. 

Esto en relación al descargo que se hizo en Fiscalía, luego de no haber tenido respuestas satisfactorias por parte del colegio. “Hoy nos atendió esta señora y me pidió disculpas por negar ante los medios que no había denuncias”, le confió Soledad Santillán, mamá del pequeño, a Vía San Nicolás

De hecho, la decisión de su alejamiento fue tomada por la propia Guidi después de haber recibido varias quejas de otros padres. “Algunas mamás me aseguraron que sus hijos volvían llorando con la taza limpia porque no les daba la leche ni tampoco les cambiaba los pañales”, sostuvo sin vacilar Soledad. 

Además, la institución también quedó expuesta por deslindar responsabilidades. “Nos dijeron en una de las reuniones que podíamos elevar un acta con nuestras firmas pero que no dependía de ellos su continuidad”, apuntó. En tanto, este lunes una nueva maestra se hará cargo del curso. 




Comentarios