Se desempeñaba como portero en el Jardín de Infantes Nº 920. La denuncia había sido formalizada por los padres de las víctimas. 


El presunto caso de abuso sexual en el colegio María Auxiliadora visibilizó nuevamente una causa que había quedado sepultada en el inconsciente hace ocho años, cuando se produjo un hecho similar en el Jardín de Infantes Nº 920 “Rafael Obligado”. 

Un portero de 45 años había sido removido de su puesto luego de que los padres de dos criaturas de 3 y 6 lo denunciaran en Fiscalía. En la investigación se incluyeron pericias psicológicas a los menores que habrían determinado fehacientemente el abuso.

De acuerdo a lo indicado por El Norte, el próximo martes 3 será elevado a juicio ante el Tribunal Criminal Nº 1 por los delitos de “abuso sexual agravado, “abuso sexual gravemente ultrajante” y “facilitamiento de la corrupción de menores”.

Los vejámenes se habrían producido al interior de uno de los baños de la institución al simular un juego con las víctimas. La pesquisa estuvo a cargo del fiscal Martín Mariezcurrena, y trascendió que una de las familias concretó una entrevista previa con especialistas de Rosario. 




Comentarios