Se efectivizó en horas de la madrugada, con resultados negativos. 


Este martes alrededor de la 1:00, 50 efectivos penitenciarios arribaron a la Unidad Penal N° 3 con el objetivo de requisar cada uno de los pabellones y oficinas en el marco de la investigación “Bocha Blanca”, en la que una banda local dedicada a la venta de estupefacientes -con redes en Buenos Aires y el exterior- operaba desde la cárcel en complicidad de su familia.

En diálogo con la prensa, el fiscal general de San Nicolás, Dr. Juan Tanús, había expuesto que se investigarían las responsabilidades de los funcionarios penitenciarios, dado que se descubrió que las mujeres ingresaban la droga en su vagina. El operativo duró alrededor de cuatro horas y dio resultado negativo, aunque se secuestraron celulares y armas blancas.

El director del penal, Prefecto Mayor Héctor Gerdau, informó sobre la diligencia y sostuvo que no se confiscó ningún elemento que vinculara al personal de oficio con la red de venta de drogas. De hecho, el fiscal Patricio Mugica, en diálogo radial apuntó en ese entonces que como la situación venía de larga data, no se descartaban actuaciones sobre policías o ex directivos.

En un año y medio de pesquisa, se realizaron 32 allanamientos que arrojaron 21 detenidos, tres demorados y un prófugo. La banda tenía conexión con narcos internacionales y bien aceitados los mecanismos para que la droga fuera pagada extramuros. De momento, según informaron a Vía San Nicolás desde la jefatura, las actividades se desarrollan con normalidad.






Comentarios