Luego de un año con sus puertas cerradas al público, una vez más los dueños de boliches de San Luis se reunieron con representantes del Gobierno para pedir la reapertura. Desde la Cámara de Bares, Boliches y discos de la provincia presentaron un nuevo protocolo y entre las propuestas está la de exigir el ingreso con un certificado de PCR negativo.

La vuelta de los boliches podría ser solo a fines de terminar con las fiestas clandestinas, pero aún no hay nada dicho al respecto. Representantes de la Cámara se reunieron con el jefe de programa de Industria, Paulino Gómez Miranda, pero solo pudieron avanzar en dialogar y revisar el protocolo.

Es que los dueños de boliches presentaron como propuesta que los clientes acudan a los locales bailables con un PCR negativo. Y esto “será verificado a través de la plataforma digital, Vigilancia Epidemiológica, y los responsables de controlarlo serán personas que designen el Gobierno o la Municipalidad”, según informó El Chorrillero.

“Con esto, pretendemos evitar las falsificaciones de los PCR, y que un ente oficial los constate nos brinda un gran alivio sobre todo para evitar cualquier inconveniente o susceptibilidad por parte de los clientes”, aseguró el presidente de la Cámara, Diego Astudillo al medio local.

Las fiestas clandestinas cada vez son más descontroladas y con la apertura del sector se podrá contener y cuidar el estatus sanitario de San Luis”, agregó Astudillo.