Es una semana atípica. Se debe al paro nacional, al feriado por el Día del Trabajador, al asueto provincial y a las festividades religiosas de Villa de la Quebrada y Renca.


Este lunes en San Luis comienza la semana y, podríamos decir que, termina para la mayoría de los puntanos: se debe al paro nacional, al feriado por el Día del Trabajador, al asueto provincial; y a las festividades de Villa de la Quebrada y Renca.

El martes 30 de abril distintos sindicatos y asociaciones se adherirán al paro nacional. La medida de fuerza afectará a diversos sectores, entre ellos a bancos, transporte, escuelas, universidades, entre otros.

Es así que desde el gremio de la Bancaria anticiparon su adhesión en todas las entidades de San Luis. Lo mismo ocurre con el servicio de Transpuntano y el interurbano, tal como lo anunció la UTA.

Luego el miércoles 1º de mayo, se conmemora el Día del Trabajador y por lo tanto no habrá actividades.

Luego el Gobierno de San Luis decretó asueto administrativo para el jueves 2, en relación a la previa para las festividades de la Villa de la Quebrada y Renca. Sin embargo, aseguraron que habrá guardias mínimas en algunas dependencias estatales.

Como todos los años, viernes será feriado provincial por las celebraciones santas a la que cientos de miles de fieles aprovecharán para visitar al Cristo, tanto en Villa de la Quebrada como en Renca. Inclusive desde el 30 a la noche empezarán a con la tradicional peregrinación.

En Renca, la misa central será a las 10:30 y luego se hará la procesión. En la Villa de la Quebrada, las mismas actividades comenzarán a las 15:30. Ambas estarán presididas por el obispo, Pedro Martínez Perea, según informó El Chorrillero.






Comentarios