La Policía de San Luis aseguró que la investigación no está cerrada y pueden surgir otras detenciones.


El pasado 30 de diciembre a metros de la entrada al pub “Say No More” de la avenida Illia, en la ciudad de San Luis, dos artesanos – que uno ya fue trasladado a Buenos Aires– y otras personas le propinaron una golpiza mortal a Matías Auderut que lo dejó internado en grave estado en terapia intensiva del Hospital San Luis y falleció el viernes 4 de enero. El jueves la Policía de Nequén detuvo a un joven de apellido Pino, otro de los sospechosos de haber participado del asesinato. 

El subcomisario Javier Sosa y la subcomisario Lorena Martínez, jefe y subjefa, respectivamente, del Departamento Homicidios de San Luis dialogaron con El Diario de la República y confirmaron que Pino tiene aproximadamente 28 años y es oriundo de la provincia en la que finalmente fue aprehendido. 

Bar Say no More en San Luis.

El juez Penal 1, Marcos Flores Leyes, que actuó en el caso inicialmente, fue quien había dispuesto la detención de los presuntos cómplices de Pino, el malabarista y artesano correntino Federico Ariel Zamudio y el artesano brasilero Gilcimar Vispo Souza.

El 5 de enero la Policía detuvo a estos dos últimos sospechosos en la Plaza del Mercado de Villa Mercedes ,y los trasladaron al día siguiente a la capital puntana para ponerlos a disposición de Flores Leyes, quien intervenía como juez subrogante en el Juzgado Penal 3. En ese momento no se logró dar con Pino.

Durante las primeras averiguaciones surgió que Zamudio, Vispo Souza y Pino fueron parte del altercado en el que Auderut, de 31 años, sufrió los golpes que lo llevaron a la muerte cinco días después, el viernes 4 de enero. Pero la investigación no está cerrada, por lo que puede surgir que otras personas hayan tenido algún tipo de responsabilidad.

El juez Penal 2 Ariel Parrillis procesó con prisión preventiva a Zamudio por el homicidio y le dictó la falta de mérito a Vispo Souza. Pero este último no recuperó la libertad: fue trasladado a Buenos Aires, dado que tenía un pedido de captura por “Lesiones y resistencia a la autoridad” librado por el Juzgado en lo Criminal y Correccional 50 de Capital Federal, a cargo del juez Carlos Manuel Bruniard.






Comentarios