Es de Buenos Aires pero estaba de vacaciones con una tía en la provincia puntana. Se había ido a Mendoza con un chico que conoció por internet. 


Cerca de la medianoche del domingo, Josefina Langellotti arribó procedente desde Mendoza en una camioneta de la Policía de San Luis a la Comisaría del Menor, donde la esperaban sus padres, quienes se fundieron con ella en un cálido abrazo.

Tras el emotivo reencuentro Luis, el padre de Josefina, dijo: “Fue una larga espera, pero la Policía nos trató muy bien. Siempre nos contuvo, nos explicó y nos fue con la verdad desde el principio, y estamos realmente felices de que esté de vuelta con nosotros”.

Seguidamente fue Andrea, la madre, quien relató lo sucedido: “Mi hija estaba de vacaciones en lo de mi hermano y fueron con mi sobrina a un centro cultural, porque ella hace pintura. Ahí se desencontraron. Cuando mi sobrina salió nuevamente al patio no la encontró y ahí pensó que era porque se había perdido en el tumulto, pero como no aparecía llamó a mi hermano y mi cuñada. Vinieron y empezaron a buscarla, pero al no encontrarla a las 10:00 de la noche nos llamaron y nos enteramos. Ellos ya habían avisado a la Policía”.

“No conseguimos avión ni micro, así que mi cuñado nos trajo. Queremos agradecer a toda la gente que nos ayudó y que lo compartía en las redes, también a la Policía de Buenos Aires, el país entero nos ayudó”, dijo Andrea.

La madre también tuvo palabras de elogio para la Policía de San Luis, destacando: “la Policía de acá es excelente, en ningún momento nos hizo dudar. Nos hablaron bien, claro, y todo el tiempo nos pidieron ellos mismos resguardar a Josefina, porque si no la investigación se entorpecía. Nos pidieron tranquilidad porque ellos estaban al tanto de que ‘Jose’ estaba bien, pero necesitaban cautela. Estamos muy contentos, felices de que está viva, que era lo que pedíamos”.

Posteriormente, la madre de la menor sostuvo que “esto es un nuevo comienzo, Josefina tiene un buen entorno. Cuando lo veía de la vereda de enfrente siempre decía: ‘No quisiera estar en ese lugar’. Y me tocó. Por suerte está viva”.

En medio de la desesperación, Luis argumentó que la Policía de San Luis “nos dijo que estaba bien, que pudieron hablar con ella, y ahí nos tranquilizó la comisario, pero nos pedía cautela hasta no estar con ella, y nos parecía lógico”. Al respecto, Andrea agregó: “Respetamos el pedido porque respetamos a la ley. Vinimos buscando ayuda y ellos nos la dieron, y nosotros tuvimos que actuar igual”.

Sobre el reencuentro con Josefina, los padres dijeron que fue un abrazo familiar y le expresaron que la aman y no está sola, y que esto es un nuevo comienzo.

Para finalizar, Andrea destacó: “Menos mal que fue en San Luis y no en Buenos Aires, porque es un caos y es algo de todos los días. Porque en San Luis hay seguridad, allá también se hace la búsqueda en redes (sociales), pero creo que no la hubiesen encontrado. Acá sí, y estamos muy agradecidos”.

El caso 

Desde este sábado a la tarde que la familia de Josefina Langellotti pedía por su paradero. Sin embargo, su intensa búsqueda finalizó 24 horas después, cuando la Policía logró dar con la adolescente, de 15 años, y un joven (20) con el que había huido hacia Mendoza. Según informó Prensa de la Policía de la provincia, en unas horas estarán de regreso a San Luis.

Langelloti vive en Buenos Aires, pero se encontraba en la provincia de vacaciones con su tía, Lorenza Molina, que vive en la capital puntana. Según le contó una prima de la menor a la Policía, la adolescente había quedado en encontrarse este sábado a la mañana en Aranjuez, un bar céntrico, con Kevin Sepúlveda, oriundo de Chile, a quien conoció por las redes sociales.






Comentarios