El Gobierno de San Luis destinó $35,4 millones a la construcción del nosocomio. Desde la oposición dicen que el sistema de salud de la provincia está en problemas. 


El Gobierno de San Luis, a cargo de Alberto Rodríguez Saá, construyó en la localidad sanluiseña de Tilisarao un hospital que demandó una inversión de $35.492.910,00, estaría terminado pero aún no inaugurado. La tormenta del fin de semana afectó al centro de salud que quedó lleno de agua. Las imágenes se viralizaron rápidamente por las redes sociales. 

Los 22,3 milímetros que registró la Red de Estaciones Meteorológicas de la provincia fueron suficientes para dejar al descubierto un problema estructural de la nueva obra pública que está por inaugurarse.

Según informó El Chorrillero, en las imágenes se puedo ver que el techo colapsó, llovía y el agua circulaba por los pasillos de las instalaciones. 

El nuevo sector, forma parte de la obra de ampliación y creación de residencias que inició el Gobierno provincial en marzo del año pasado. Si se respeta el plazo de ejecución debería estar finalizada el próximo mes.

Aseguran que es la primera vez que se llueve ese sector, que estará destinado a la guardia y a shock room. Sin embargo la situación se ha replicado muchas veces en otras parte, ya que incluso ha ocasionado cortocircuitos.

Las instalaciones nuevas, cuentan con 623 metros cuadrados de los cuales 235 pertenecen a las residencias médicas. Estas tareas junto a la refuncionalización y el mantenimiento significaron una inversión de $35.492.910,00.

Felipe Tomasevich, ministro de Obras Públicas, recorrió el predio en agosto del 2018 y dijo que hospital contará con áreas de personal, laboratorio, bacteriología, extracción, almacenamiento de muestras, informes y enfermería.

Hospital de Tilisarao inundado.

Se sumará a la red de nuevos edificios que se completa con los hospitales “Madre Catalina Rodríguez” en Merlo, el “Dr. René Favaloro”, en el límite entre El Trapiche y La Florida, y el CAPS de La Calera.

En Tilisarao los vecinos se quejan porque deben hacer largas filas durante la madrugada para poder obtener un turno para el día siguiente. 

Desde el bloque de concejales Avanzar y Cambiemos, expresaron su indignación por el problema y pedirán una explicación de parte de los “responsables de la obra”.

“Repudiamos enérgicamente la falta de compromiso de la Municipalidad porque en reiteradas oportunidades pedimos que tuviera atención y nos informaran cuando se hacías las visitas para asistir a controlar los trabajos”, señalaron desde la bancada. 

Por su parte, el concejal Gonzalo Pérez expresó que no se trata de una gotera ni un “pequeño error”, sino que la situación es “un desastre” y advirtió sobre las “serias deficiencias” del nuevo centro cívico cuya inauguración fue suspendida por el posicionamiento del intendente Jorge Fernández en la pelea de los hermanos Rodríguez Saá.

“La obra fue finalizada pero el cielo raso se cae a pedazos”, concluyó Pérez.






Comentarios