El acusado tiene 18 años, las víctimas 9 y 11. Uno de los ultrajes habría ocurrido en diciembre y el otro a fines de enero.


Este jueves la jueza Penal de la localidad sanluiseña de Concarán, Patricia Besso, le tomará indagatoria al joven de 18 acusado de ultrajar dos niños de 9 y 11 años. El miércoles ordenó que quedara detenido en Tilisarao, luego de que el martes familiares y vecinos lo escracharon en su vivienda y, más tarde, en el hospital de la localidad. 

Según informó El Diario de la República, las denuncias contra el sospechoso, del que aún no trascienden sus datos, fueron hechas el lunes a la noche luego de que una de las víctimas no soportó más y les contó sus padres lo que habían padecido él y su primo. Ellos eran vecinos del agresor en el barrio 18 Viviendas de Tilisarao.

Según lo denunciado por los padres, uno de los nenes fue ultrajado en diciembre y el otro hace unos diez días. El miércoles, alrededor de las 19:30, Besso ordenó que el muchacho quedara formalmente detenido en la Alcaidía de la Unidad Regional III.

El presunto abusador estaba demorado por averiguación de antecedentes y medios de vida desde el martes, pasadas las 20. Los policías de la Comisaría 23ª lo habían aprehendido en su casa, a la vista de su madre, con quien vive, en primera instancia por una cuestión de resguardo, dijo el oficial principal Gustavo Suárez, jefe interino de esa seccional. Dado que un grupo de allegados y vecinos se habían reunido frente a su domicilio y habían comenzado a escracharlo.

Finalmente el miércoles, Besso ordenó que los menores fueran sometidos a una Cámara Gesell. Según informó una fuente cercana a la investigación las entrevistas terminaron antes de las 16. “Las actuaciones hechas por la Policía fueron giradas a su señoría, que ordenó, además, una revisación médica para los chicos y una contención por parte del gabinete psicológico del Poder Judicial”, aseguró Suárez.

Vecinos y allegados escracharon al sospechoso. Foto: Radio G.

Los abusos salieron a la luz el lunes y de acuerdo a lo denunciado, uno de ellos habría sido con acceso carnal. Uno habría ocurrido “en un sitio, en particular, que no sería ni el domicilio de los menores ni del denunciado y el otro sí habría pasado en lo del joven que está demorado”, detalló el oficial principal, según lo que relataron los padres de los nenes en la comisaría.

El sospechoso, si bien no sería conocido de las víctimas, sí era alguien muy próximo a ellos, puesto que vivía a una casa de distancia de uno de los pequeños y a otras cuatro del otro.






Comentarios