Todo lo que habían robado lo escondieron en sus casas. Fue en Villa Mercedes, San Luis.


El lunes cerca de las 14:30, en la ciudad sanluiseña de Villa Mercedes, dos madres entregaron sus propios hijos a la Policía luego de que encontraran entre sus pertenencias elementos robados. Los dos menores, junto con sus tutoras, fueron trasladados a la Comisaría de Atención a la Niñez y Adolescencia.

Las madres de los adolescentes llamaron al 911 y pidieron que un patrullero se acercara a la casa de una de ellas, ubicada en la calle Ramón Valdez al 500, debido a que sus hijos, de 15 años, habían robado una casa.

Lo jóvenes escondieron las cosas robadas en sus casas.

Los efectivos, sorprendidos, arribaron a la vivienda y una de ellas les contó que su hijo y un amigo, vecino del frente, trajeron varias cosas de una casa quinta de la zona este de la ciudad. La mujer entregó a los uniformados varios metros de cable, un martillo, una masa, una pava eléctrica, un par de botines de fútbol, un serrucho de mano, un cuchillo de veinte centímetros, una faca y un corta hierro. Luego les indicó el domicilio del amigo de su hijo donde la otra madre les dio una motobomba, una motosierra, un módulo de panel solar y narró la misma historia.

Lo jóvenes escondieron las cosas robadas en sus casas.

Según publicó El Diario de la República, la Policía logró ubicar al damnificado, un hombre de 51 años, quien reconoció los objetos y aseguró haber sido asalto el 31 de enero, cuatro días atrás, aunque no había hecho la denuncia.






Comentarios