La vítima se niega a contar lo que sucedió e incluso, hasta el momento, tampoco hizo la denuncia. Está alojado en el Hospital San Luis.


Un vecino del barrio Virgen de Luján de la capital puntana fue baleado doce veces en brazos, piernas y tórax. La víctima se llama Franco Díaz y nadie puede creer que haya sobrevivido, ya que afortunadamente ninguna bala dañó órganos vitales. Los investigadores creen que se trata de un ajuste de cuentas y él se niega a contar lo que sucedió. Incluso, hasta el momento, tampoco ha hecho la denuncia. 

Según informó El Diario de la República, por el momento los investigadores saben que los tiros fueron efectuados a poca distancia, desde un vehículo gris. La víctima estaba apoyada sobre ese rodado, hablando con el conductor a través de la ventanilla abierta. Es decir, hubo un intercambio de palabras antes de la balacera.

Franco Díaz, tiene 28 años y según las fuentes de la fuerza, es conocido en la zona como “El Huesito”.

Franco Díaz está internado en el Hospital San Luis.

La Policía de San Luis informó desde el domingo Diaz no ha querido colaborar con los efectivos a cargo de las averiguaciones, así como tampoco ha querido hacer la denuncia. “Prácticamente no quiere hablar con nosotros, pero hemos hecho las diligencias aclarando esto”, refirió la subcomisario Nadya Guzmán, de la oficina judicial de la Comisaría 3ª. Igualmente, hacen actuaciones de oficio, caratuladas preventivamente “Averiguación homicidio en grado de tentativa”.

Incluso la subcomisario aclaró que para los médicos es dificil tratar a Diaz ya que “no se deja examinar” y “tuvieron que pedir más presencia policial, ya que se quiere ir, con ese tipo de heridas”, explicó. Añadió que “la lesión más complicada sería bajo la tetilla; no se sabe si ingresó por debajo de la tetilla, o por el costado”.

Según la Policía, el tiroteo ocurrió antes de las 13 del domingo en el barrio ubicado en la zona sur, más precisamente, a la altura de la casa 1505 de la manzana A, en la calle Chacho Peñaloza. Díaz es conocido en la zona pues su familia ha vivido allí. “Ya no residen ahí. Él no tiene domicilio en el barrio. Duerme donde la noche lo encuentra”, dijo Nadya Guzmán.

Un vecino escuchó lo que parecían ser tiros, salió a la vereda y alcanzó a ver un Volkswagen Cross Fox gris plata, un hombre iba al volante del rodado, e “indicó que iba a alta velocidad, hacia el sur, por calle Chacho Peñaloza. No logró ver las características físicas y las vestimenta de este hombre”, dijo la subcomisario y añadió que el vecino “Oyó seis disparos”.

Ahí fue cuando el vecino vio a “El Huesito” Díaz apoyado en una pared y vociferaba que lo llevaran al hospital. Cuando le levantó la remera, el vecino vio que Díaz tenía varios orificios en el cuerpo. Entró en su domicilio, para sacar su moto y cargarlo, pero cuando salió, vio que otro vecino ya lo había cargado en su auto y lo había trasladado al Hospital San Luis. Allí, fue atendido en el shock room.

Uno de los proyectiles encontrados.

El director del Hospital San Luis, Leonel Anello, explicó que le realizaron tomografías, radiografías y su estado fue valorado por médicos de cirugía general y vascular. “Pasará las próximas horas en la sala de internación de Cirugía y se verá su evolución”.

En la escena, la Policía secuestró restos de proyectil, que serán analizados por peritos. Guzmán aclaró que aún no está establecido qué tipo de arma fue usada y el calibre, aunque estiman que es calibre chico.






Comentarios