Cuando la víctima fue a hacer la denuncia, los policías le dijeron que la grabación de la cámara de seguridad "no les sirve para la investigación". 


El martes cerca de las 22, en un negocio llamado “Patio Pampa” ubicado en calle La Pampa y Capitán Luciano Guadagnini, a unas pocas cuadras del Parque de Las Naciones de la capital puntana, unos delincuentes ingresaron armados y amenazaron al empleado. Se llevaron un celular, una billetera y la caja registradora.

Emanuel Azcurra jamás se imaginó que iba a vivir semejante pesadilla poco antes de terminar su jornada laboral, pero dos delincuentes entraron y lo apuntaron con un arma de fuego. La cámara de seguridad del local registró todo. Uno de ellos, el que tenía tapada su boca, lo apuntó con el arma, lo redujo y le exigió su celular y la billetera, mientras su cómplice aprovechaba para sacar la caja registradora, según informó El Chorrillero.

En pocos segundos los delincuentes se hicieron del botín. Aparentemente, minutos antes de cometer el ilícito, ya habían ingresado al negocio para comprar cigarrillos sueltos con el objetivo de estudiar los movimientos del negocio, por lo que sospechan que tal vez una tercera persona esté involucrada.

Vecinos de la zona observaron que los malvivientes se trasladaban en un vehículo, el cual habrían utilizado para escapar del lugar.

Azcurra radicó la denuncia en la Comisaría 2ª y en diálogo con el medio local explicó que durante la exposición policial le pidieron descripciones para poder hacer un identikit: “Les dijimos que teníamos las grabaciones de la cámara, pero nos manifestaron que eso no es algo legal que les sirva a ellos para la investigación”.

Así lo asaltaron en San Luis.

La víctima dijo luego del asalto implementarán medidas de precaución en el local durante la noche para evitar este tipo de hechos de inseguridad como por ejemplo atender a la gente por una ventaja y cerrar con rejas el ingreso.

Azcurra señaló que desde hace ocho años se dedica al comercio y “es la primera vez que me sucede algo así, es una sensación muy fea” y añadió que la zona “se ha vuelto insegura, los robos son frecuentes”.

“Esperamos que una vez que esto se haga público haya más frecuencia policial porque se veía un policía que pasaba cada dos horas, parecía zona liberada lamentablemente”, concluyó.






Comentarios