Policías de la División de Accidentología Vial de San Luis hicieron un allanamiento la vivienda del barrio Tibiletti, de la capital puntana. 


Este miércoles entre las 2:30 y las 3, por orden del juez penal de Nº 2 Ariel Parrillis, quien investiga la muerte de Itatí Anabella De Giuseppe Oros, la Policía allanó una vivienda, ubicada en Chacho Peñaloza 1400 del barrio Tibiletti de San Luis, y detuvieron a un hombre.

Según informó El Diario de la República, el detenido, Brayan Navarro, de 21 años, sería quien manejaba la moto roja marca Benelli 150 cuando murió la chica. Parrillis ordenó su detención por “Homicidio culposo en accidente de tránsito agravado por el abandono, en virtud del delito del robo calificado de una motocicleta”.

Itatí tenía 18 años y era madre de un bebé de un año y medio, falleció el martes cuando la moto Benelli, en la que iba de acompañante, chocó contra la reja de una casa en calle Intendente Aguirre Celi, continuación de la avenida Juan Gilberto Funes. El conductor de la moto, que había sido robada unas horas antes del accidente en el barrio Nacional Evita, abandonó a la chica junto al vehículo.

Testigos del lugar relataron que la víctima habría ido en calidad de acompañante y el conductor se habría retirado del lugar. Otra fuente además contó que la joven no solo habría estado acompañada del joven que la llevaba en moto sino que habría habido un segundo vehículo, otra moto, cuyo chofer también escapó.

Ademas durante el allanamiento en el barrio Tibiletti encontraron diez gramos de cocaína, de acuerdo a lo informado por Andrea Cura, directora de la División de Lucha Contra el Narcotráfico.

Benelli. La moto robada en la que iba la víctima como acompañante. Foto: Marianela Sánchez.

Testigos aseguraron que la víctima fue a la casa de Navarro con una mochila el día del choque y que aparentemente eran amigos. Otros dijeron que iban rápido en la motocicleta.

La motocicleta había sido robada dos horas antes del frente de una vivienda en el barrio Nacional Evita, jurisdicción de la Comisaría 2ª, donde su dueño radicó la denuncia.

“Mi hijo había ido a estudiar a la casa de una compañera porque tenían que rendir un final. Él la dejó estacionada en el frente de la vivienda, y como a las diez de la noche me llamó desesperado para contarme que se la habían robado”, le relató, después del accidente, Marisol Gaspar Bustamante, madre del dueño de la Benelli, un vecino de Estancia Grande que estudia para ser policía.




Comentarios