El corazón artificial le generó presión en su cuerpo y descontroló la oxigenación. La pequeña de once meses espera por un trasplante para que le permita seguir viviendo. 


Malena Herbel, la beba puntana de 11 meses, que el viernes 3 de agosto fue operada en el Hospital Italiano, en Buenos Aires, para colocarle un corazón artificial, el lunes 6 de agosto, por la tarde, debieron volver a intervenirla porque el dispositivo le generaba presión en su cuerpo. La pequeña está a la espera de un trasplante. 

Hospital Italiano, donde está internada Malena Herbel.

Yanian Pastrán, madre de Malena, confirmó a El Diario de la República que que tras la última operación, el pulmón de la pequeña quedó comprometido. “Malena no está bien de su pulmón. Le pudieron cerrar el tórax, pero tiene este órgano comprometido. Así que le pido a todos que eleven una oración para que ese pulmón mejore y ella pueda seguir estando estable”, señaló el lunes a la noche muy preocupada y con un hilo de voz.

Malena Herbel, la puntana que necesita un corazón.

La pequeña había salido de la operación del viernes, en la cual le colocaron el corazón artificial, con el tórax cerrado, pero se lo tuvieron que abrir otra vez. “Al ser tan chiquita, le empezó a hacer presión, y descontroló la oxigenación. Entonces tuvieron que intervenirla, para que le bajaran las presiones”, contó Yanina.

El papá de Malena ​también describió que: “Las primeras horas después de la operación del corazón artificial fueron un poco complicadas, pero ya para la 1 de la madrugada del sábado lograron estabilizarla. Esa cirugía es muy compleja para su estado, y también para los médicos”. 

Malena

Yanina destacó la atención del hospital dijo que: “Acá están todo el tiempo cuidándola, por el hecho de que es una máquina que es nueva para el cuerpo, y tiene que aceptarlo. Es difícil porque además tienen que equilibrar las presiones que hace el corazón artificial con las de ella, y por el pulmón un poco comprometido”.

Con respecto a las expectativas, Yanina indicó que: “En terapia son muy reservados”, y agregó que “es muy difícil ver a un hijo con tantos aparatos, pero es la única posibilidad que tiene ella para seguir viviendo”.

Corazón artificial.

La beba nació con el ​síndrome de corazón izquierdo hipoplásico (corazón no desarrollado), una patología que le detectó el cardiólogo Juan Nieto cuando todavía no había nacido, para lo cual, la derivó al Hospital Italiano, con el fin de que la bebé fuera intervenida ni bien naciera.

Malena Herbel, la puntana que necesita un corazón.

Ya superó tres cirugías, aunque siempre con contratiempos posteriores. La penúltima fue en mayo y había respondió bien, pero luego observaron un deterioro progresivo de la función ventricular. Ahí los médicos advirtieron que era indispensable que recibiera un trasplante de corazón. Pero mientras aguarda a que aparezca el donante, Dosep, la obra social del Gobierno de San Luis, se hizo cargo de las gestiones para conseguirle un corazón artificial, que fue colocado a finales de la semana pasada. Este aparato cumple las funciones de uno natural, pero sirve solo como una solución que no es definitiva.






Comentarios