Su esposa manifestó a los bomberos de San Luis que estaba acostumbrado a este tipo de actividades. Aún no pudieron encontrarlo. 


Pasadas las 18 del miércoles, los Bomberos Voluntarios de San Luis recibieron un llamado de emergencia en el que una mujer solicitaba ayuda porque su marido había entrado a nadar al lago Potrero de los Funes y que no había salido.

Damián Gómez, presidente del cuartel, confirmó a El Chorrillero que en conjunto con la Policía realizaron el rastrillaje con lanchas en el espejo de agua hasta la medianoche, pero no tuvieron éxito.

El hombre se llama Néstor Ariel González, tiene 40 años y el miércoles estaba realizando nados cortos de 30 a 40 metros, hasta que su esposa “dejó de escucharlo”. En marzo, en otro episodio, fue rescatado en las sierras de la localidad después de haber estado perdido todo un día por un accidente en parapente.

El lugar donde se produjo la desaparición tiene sectores de 5 metros y hasta 15 de profundidad.

El lugar donde desapareció tiene sectores de 5 metros y hasta 15 de profundidad.

Gómez explicó que producto del accidente en marzo, “todavía seguía con algunos problemas en el pulmón y en un brazo por el accidente, no estaba al 100% físicamente.”

La esposa de González manifestó que era algo cotidiano que su pareja realizara este tipo de actividades, porque “estaba acostumbrado”. Durante el jueves, los rescatistas continuarán con su búsqueda.




Comentarios