La jueza de Concarán, San Luis, procesó a Dethier por violación de domicilio y lesiones leves agravadas, delitos excarcelables. La víctima se descompuso al enterarse.


En la localidad de Concarán, en la provincia de San Luis, Enrique José Dethier de 54 años estaba detenido por haber golpeado brutalmente a Andrea Delucca porque se había negado a tener sexo con él. El martes a la noche la Justicia le otorgó la libertad.

Cuando Andrea se enteró de la noticia se desmayó y unos amigos tuvieron que llevarla al hospital de Merlo. En diálogo con El Diario de la República ella contó que ya estaba en el Hospital de Concarán esperando a que la viera un dentista porque: “Dethier me lastimó toda la mandíbula, me duele todo, no sé si voy a perder los dientes”, contó acongojada. 

La mujer tiene miedo y no puede explicar cómo la Justicia le dio la libertad al hombre que la desfiguró: “No entiendo qué están esperando, que este hombre me venga a terminar de matar”, dijo.

El acusado es un albañil de 54 años, nacido en Rosario pero radicado en Concarán, apodado “El Loco”, que admitió ser adicto a la marihuana y al alcohol, sustancias que consume desde los 12 años. La jueza Penal de Concarán, Patricia Besso, había ordenado su detención el jueves 7 de junio. Lo llamó a indagatoria y el martes lo procesó por los delitos de “violación de domicilio y lesiones leves agravadas por ser a una mujer en situación de violencia de género”, según explicaron fuentes judiciales.

El acusado es un albañil de 54 años, nacido en Rosario pero radicado en Concarán.

El informe del médico forense Gustavo Lafourcade Durán calificó como leves las heridas que Andrea presentaba en cara, brazos, manos y tórax. El perito dictaminó que todo ello “no la inhabilita en forma permanente, no ha puesto en riesgo su vida, ni le ha ocasionado daño permanente a la salud, órgano o función”.

En el fallo, la jueza Besso estableció que Dethier tiene que presentase en el juzgado entre el 1º y el 10 de cada mes a firmar el libro de procesados. No puede ausentarse de Concarán por más de tres días y debe someterse a una terapia psicológica y/o psiquiátrica.




Comentarios