El hombre la amenazó con un cuchillo y la llevó hasta el lavadero de autos donde trabajaba y vivía. Fue en Villa de Merlo, San Luis.


El miércoles el Tribunal Penal de la Tercera Circunscripción Judicial, condenó a 16 años de prisión a Gabriel Alejandro Denis, acusado de abuso sexual agravado y privación ilegítima de la libertad, en perjuicio de una adolescente de 17 años, en enero de 2017 en la Villa de Merlo a 200 kilómetros al norte de San Luis capital.

El hecho ocurrió en un lavadero de autos ubicado en la zona de Piedra Blanca, lugar de trabajo de Denis, y dónde residía de manera provisoria.

Con posteridad a la comisión del ilícito, el hombre se dio a la fuga, siendo capturado en mayo de 2018 en la ciudad de San Luis.

La denuncia fue radicada por la madre de la damnificada el día 25 de enero de 2017, primero en sede policial y luego en el Juzgado de Instrucción del departamento Junín, a fin de instar la acción penal.

La víctima de Denis estuvo presente durante el juicio.

La joven, que en ese momento se encontraba hospitalizada, le contó a su madre que el martes 24 de enero, alrededor de las 22, salía de un kiosco en la zona de Piedra Blanca Abajo cuando fue interceptada por un hombre de unos 40 años de edad, quien, amenazándola con un cuchillo y diciéndole que finja ser su pareja, la llevó hasta el lavadero dónde vivía.

Allí, según le relató la adolescente a su mamá, fue retenida por el agresor durante aproximadamente 6 horas, período en el cuál, refirió haber sido golpeada y abusada sexualmente en varias oportunidades.

Le dijo que en todo momento fue coaccionada mediante un cuchillo de cocina con el que el atacante le provocó una herida en una de sus manos.

En la madrugada del miércoles 25 de enero, la joven logró escapar del lugar, y como pudo, llegó hasta la casa de su novio.

Éste buscó a su suegra, y juntos la llevaron hasta el hospital local.

La joven presentaba hematomas en la cabeza, el cuello, los brazos, y en la espalda. También tenía un corte en uno de sus dedos, con cuatro puntos de sutura.

Gabriel Denis reconoció ser el autor material y penalmente responsable de los delitos.

En el auditorio, se encontraba presente la víctima, por lo que el Tribunal le ofreció la posibilidad de expresar su opinión acerca del acuerdo arribado por las partes, sin embargo decidió no expedirse al respecto pero manifestó que gracias a su “gran fe en Dios, pidió el perdón divino para su victimario”.

Fuente: Télam / El Chorrillero




Comentarios