La autopsia determinó que el niño nació "vivo", de parto natural sin complicaciones y pesó 2,600 kg. Sucedió en San Luis.


Este martes pasado el mediodía, Mónica Roxana Zigman de 60 años y Romina Cecilia Jaime de 21 fueron llamadas a declarar, al juzgado Nº 2 a cargo de Ariel Parrillis, porque están sospechadas de haber causado la muerte del bebé a los minutos de nacer en el baño del Hospital del Sur, en la capital puntana.

Mónica Roxana Zigman, de 60 años y Romina Cecilia Jaime, de 21. Foto: El Chorrillero

Ambas se negaron a prestar declaración, designaron a un abogado y solicitaron la prórroga de los ocho días. Fueron detenidas el lunes por la mañana y están acusadas del delito de “homicidio calificado por el vínculo”.

El caso

A mediados de julio Jaime llegó al Hospital del Sur, en cercanías al barrio San Luis XV – donde vive la joven- acompañada por su madre con un fuerte dolor abdominal.

Hospital del Sur, en San Luis.

En un momento pidió ir al baño, dio a luz y cuando vieron que había perdido mucha sangre los profesionales médicos decidieron derivarla a la Maternidad “Teresita Baigorria”, allí contó que había tenido un bebé pero que estaba en un cesto de basura de donde la atendieron en un primer lugar.

La autopsia determinó que el niño nació “vivo”, de parto natural sin complicaciones y pesó 2,600. Lo encontraron muerto en un tacho de basura y envuelto en una campera.

Parrillis explicó a El Chorrillero que hay pruebas suficientes para considerar a ambas sospechosas.

Maternidad Teresita Baigorria

Por otra parte detalló que “se recolectaron testimonios que fueron coincidentes al suceso. Una de las pruebas fundamentales fue la autopsia realizada al niño, la cual arrojó que el mismo había nacido vivo”.

Entre otras pruebas comprometedoras, tras un allanamiento, encontraron un celular.





Comentarios