Muñoz está detenido en la Penitenciaría de San Luis por conducir ebrio a alta velocidad, pasar un semáforo en rojo, atropellar a un motociclista y luego denunciar que le habían robado el auto.


El 30 de mayo, en el cruce de calles Bolívar y Maipú de la capital puntana, Hernán Emiliano Muñoz (22) embistió con su auto a Daniel Alejandro Miranda Del Valle (27), quien iba en moto a buscar a su novia. El conductor quedó detenido en la Penitenciaria Provincial luego de que se supiera que pasó un semáforo en rojo a muy alta velocidad, que tenía 1,42 gramos de alcohol por litro de sangre (casi cuatro horas después del hecho), huyó de la escena del crimen y denunció que le habían robado su vehículo.

Dani Miranda junto a Gabriela, su novia.

Daniel Miranda tuvo heridas terribles y estuvo al borde de la muerte durante mucho tiempo. Incluso estuvo tres meses y una semana internado en el Hospital San Luis luchando por su vida, afortunadamente el viernes pasado recibió el alta y ahora continúa con su recuperación de manera ambulatoria.

Daniel Miranda del Valle antes el accidente.

Mirá también: Dani Miranda, el joven atropellado en San Luis, volvió a su casa

Muñoz está con procesado y con prisión preventiva, desde el 11 de junio, por el delito de “lesiones culposas agravadas, en concurso real con falsa denuncia”. Su abogado defensor, Santiago Olivera Aguirre presentó el jueves un nuevo pedido de excarcelación

El motociclista quedó atrapado y está muy grave.

Juan Manuel Montiveros Chada, el juez a cargo de la investigación, recibió el pedido y ahora tiene 48 horas para tomar una decisión.

Según El Chorrillero, a principios de julio la defensa del acusado solicitó la misma medida, pero fue rechazada por el magistrado.

La moto de Daniel Miranda se partió en dos tras el impacto.

Uno de los abogados de Daniel Miranda, Cristóbal Ibáñez consideró que el juez “no tiene elementos” para cambiar la situación procesal de Muñoz.

Ibañez explicó que Miranda debe formar parte del proceso como “particular damnificado”, pero para hacerlo tiene que firmar ante un escribano y hasta el momento “está practicando” porque tiene dificultades para escribir.

Dani Miranda en su casa.

El abogado sostuvo que aún no es posible determinar “las secuelas que quedarán en el joven como consecuencia del accidente. Eso se determinará de acá a 60 o 90 días”, concluyó.





Comentarios