Hasta el momento llevan recaudados casi 55 mil litros. El próximo sábado 13 de julio se reunirán en la plaza Pringles, de 10 a 14 para recibir donaciones.


Un grupo de puntanos se planteó un objetivo solidario: juntar mil litros de leche para entregar en los comedores de la ciudad de San Luis. Es por eso que el primer sábado de cada mes se reúnen en la plaza Pringles, pleno centro de la ciudad, de 10 a 14 para recibir donaciones que luego llegarán a los más necesitados.

Hasta el momento llevan recaudados 54.991,50 litros, algo que parecía imposible pero hoy es un sueño hecho realidad, y del cual se sienten muy orgullosos.

Raúl Barbeito, uno de los integrantes de la agrupación que desea ayudar a los que no tienen, le contó a El Chorrillero que el objetivo es superar las colectas anteriores ya que se trata de una ocasión especial, es la Nº 100.

La campaña solidaria busca reunir mil litros de leche.

“La cifra de los mil litros la alcanzamos en dos oportunidades, pero esta vez confiamos en llegar”, reconoció y añadió que en comparación, en junio llegaron a los 416 litros. Esta vez la apuesta es mayor.

Actualmente en la agrupación trabajan unas diez personas fijas que hace ocho años están en constante movimiento para ayudar a otros, sin embargo reconoció que siempre hay personas “extras” o “golondrinas”, que si bien no están de manera fija, aportan su granito de arena cuando y como pueden.

Con esta nueva colecta los comedores que serán beneficiados son el “Monseñor Tibiletti”, ubicado en el barrio del mismo nombre, y el “Corazones Solidarios” del Barrio La República. Pero Barbeito aseguró que el objetivo es “llegar a dos más”.

Verónica Pedernera, es otra de las integrantes del grupo y declaró a El Diario de la República: “La idea inicial era juntar leche, pero la gente que nos contacta por el Facebook “1Litro de Leche-San Luis” nos pregunta qué necesitamos, y suma ropa, utensilios, libros, entre otros”.

“Tenemos una lista de comedores que vamos rotando y dándole leche sin distinción de credo”, dijo Pedernera.

Luego precisó que “todo el que nos contacte y nos pida colaboración la recibe, pero primero vamos a conocer y saber de sus necesidades. Tenemos una lista de comedores que vamos rotando y dándole leche sin distinción de credo. A veces les toca a los comedores, otras a iglesias católicas y, otras, a evangélicas. También hemos llegado a una escuela rural en Balde de la Isla”.

Para darle transparencia al objetivo solidario, la agrupación decidió filmar y sacar fotos a la entrega para que “quienes hacen las donaciones vean que todo llega a destino”.

Si querés donar podes hacerlo a través de redes sociales o en los distintos puntos distribuidos en la capital puntana: Club Aseba; el comercio “Mi Sol”, ubicado en la esquina de Junín y Colón; y el Instituto Alfa, en Lavalle al 457.






Comentarios