Tienen 65 y 68 años, viven en el barrio mercedino El Pimpollo. La Policía de San Luis secuestró químicos. 


El lunes a las 19 efectivos de la Subcomisaría 24ª de Villa Mercedes en San Luis detuvieron a un matrimonio denunciado por supuestamente envenenar a cinco mascotas de tres vecinos del barrio El Pimpollo. 

El hombre tiene 65 años y la mujer 68, una fuente policial reveló a El Diario de la República que la pareja vive en la misma cuadra que los denunciantes; los investigadores hallaron químicos que serán cotejados con los animales muertos.

La jefa de la Subcomisaría 24ª, Analía Lucero comunicó que el juez Correccional Santiago Ortiz ordenó el allanamiento y aprehensión bajo la carátula de “maltrato y actos de crueldad a los animales”, tipificado en la Ley 14.346.

Vecinos del barrio El Pimpollo piden Justicia. Foto: El Diario de la República.

Los casos de envenenamiento sucedieron en un radio de dos manzanas del barrio mercedino y empezaron el viernes pasado por la noche cuando una vecina, que vive en calle Lamadrid al 1600, salió a sacar la basura acompañada por su perrita caniche.

De acuerdo a lo comentado por los vecinos, la perra se cruzó a la cuadra de enfrente y regresó con temblores y descompostura, a los minutos falleció. 

Todos los vecinos pensaron que se trataba de un caso aislado, pero el domingo a la madrugada un vecino halló a dos de sus tres perras mestizas de diez años tiradas en el patio.

La esposa del hombre, Rosa Sosa, detalló que el sábado tuvo una discusión con una mujer que vive al lado de su casa y que la había amenazado con matar a sus mascotas porque le rompía las bolsas de la basura.

“Me sentí muy mal pero no pensé que iba a pasar. Ese día nos fuimos a la noche, antes de salir de casa vi que ‘Celeste’ y ‘Chiquita’ carraspeaban y comían pasto. Me preocupé pero creía que se les iba a pasar. A las tres de la mañana mi marido volvió y las encontró muertas. No lo puedo creer, eran como mis hijas” contó entre lágrimas. 

Incluso el matrimonio tenía un gato, llamado Félix, que habría fallecido por la misma causa. 

Vecinos del barrio El Pimpollo piden Justicia. Foto: El Diario de la República.

Lamentablemente los extraños episodios no terminan ahí, porque el domingo al mediodía, y a metros de la vivienda donde murieron los animales, Valeria Agüero salió de su casa, en Lamadrid y Bolívar, acompañada por su perro Ciro de cuatro años y cuando regresaron su mascota se detuvo a oler unas bolsas y empezó lo peor. 

“Vi que se acercó a la vereda de una casa, olió y se puso mal de inmediato. Le dio un ataque de la nada. Los ojos se le pusieron colorados, se le hinchó la mandíbula y se le deformó la cara. No dejaba de morderse. Con mi marido le dimos agua pero fue en vano, falleció”, relató con gran angustia la mujer. 

Los vecinos, al darse cuenta de la similitud de los hechos que sufrieron, alertaron a la Municipalidad.

El veterinario Carlos Alaniz contó: “Recibimos una alerta y vinimos para corroborar qué pasó. Por lo que nos cuentan y podemos ver, es que han sufrido una muerte instantánea al consumir algo. No podemos determinar qué, pero podría tratarse de un agroquímico. Lo que sí podemos decir que se ha producido una intoxicación rápida y letal. Labramos las actas y, en caso de que se hagan las presentaciones en la policía, todo lo que recabamos hoy (por el lunes) será presentado en la Fiscalía”. 

Durante el operativo los investigadores secuestraron varios químicos, “algunos que son productos de uso común en los hogares y otros que son una especie de sales con colorantes” que serán analizados por peritos de San Luis y luego cotejados con las sustancias detectadas en los cuerpos de los animales muertos.






Comentarios