Están procesados por el asesinato de Carlos Camargo, un policía retirado de 76 años, que fue asesinado a principios de mes durante un supuesto robo en su casa de la capital puntana.


Entre las últimas horas del miércoles 5 y las primeras del jueves 6 de junio, Carlos Camargo, un policía retirado de 76 años, fue asesinado durante un asalto en su casa del barrio Kennedy, de la capital puntana. El martes trascendió que los únicos detenidos, son hermanos, declararon por la mañana ante el juez Penal interino 1, Marcos Flores Leyes y este miércoles por la tarde resolvió que ambos fueran procesados por “Homicidio doblemente calificado, por ensañamiento y criminis causae”.

Mirá también: Encontraron a un hombre mayor de edad muerto en su casa

El delito por el que encarcelaron a Aldana y Gastón Baudry, de 20 y 23 años, está penado con prisión perpetua.

Según informó El Diario de la República, trascendió que el juez Flores Leyes, ordenó además otras tres detenciones, que podrían concretarse en cualquier momento.

Los Baudry fueron detenidos el pasado viernes 7 de junio en una casa del barrio 500 Viviendas Norte de la capital puntana. Conocían a Camargo, la víctima, porque su abuela materna vivía a metros de su casa.

Una de las hipótesis de los investigadores es que al no haber signos de violencia en la puerta y por el horario en el que ocurrió el hecho, Camargo le abrió la puerta a los atacantes porque eran conocidos.

Sin embargo, existe un hermetismo en el caso y no se sabe qué pruebas hay en contra de los hermanos ni qué declararon el martes pasado. Cabe recordar que durante el primer llamado a indagatoria, el domingo 9, ambos se negaron a hablar.

La acusación contra los hermanos Baudry es grave porque Leyes, además de la figura de Homicidio, sumó la de ensañamiento, un agravante, que significa que los asesinos prolongaron el sufrimiento de la víctima innecesariamente.

La autopsia en el cuerpo de Camargo reveló que su muerte fue debido a una golpiza salvaje, sectorizada principalmente en el cráneo del hombre, y también la calificación de criminis causae, que refiere a la comisión de un delito, en el este caso el asesinato, para ocultar otro, según la hipótesis de los investigadores, un presunto robo.






Comentarios