Después de años de calvario se animaron a denunciar por abuso sexual y corrupción de menores a su propio progenitor, el hombre con el que crecieron de pequeños y llamaron siempre “papá”. Las víctimas, hoy de 33 y 32 años, denunciaron en la Justicia que el sujeto los manoseó e incluso los obligó a tener sexo entre ellos por simple “diversión”. El aberrante caso ocurrió en San Juan y el acusado podría recibir hasta 18 años de cárcel en las próximas horas.

Para la fiscal de la Cámara Penal, Marcela Torres, no hay dudas de los episodios relatados por los denunciantes. Las pruebas fueron claves. De ellas se desprendió que el acusado cometió abusos gravemente ultrajantes y corrompió sexualmente a su hijo y su hija cuando eran niños entre 1993 y el año 2000.

El sujeto, quien está detenido desde abril de 2019, se defendió de las acusaciones y negó haber cometido algún delito contra sus hijos. De hecho, durante una audiencia, afirmó que los jóvenes lo denunciaron por venganza, porque él pretendía que trabajen y esa situación generaba conflicto en el seno de la familia.

El abogado defensor del detenido intentó desligarlo del caso, explicando que los chicos fueron inducidos en la Comisaría de la Mujer a denunciarlo por abuso. En el medio, la denunciante intentó negar los abusos y casi terminó detenida e investigada por falso testimonio. Un psicólogo explicó que el hecho de que se “retractaran” es uno de los signos habituales de las personas abusadas.

Finalmente, el albañil quedó complicado por el informe de los psicólogos. La próxima semana el juez tomará una decisión respecto a la causa, si lo excarcela como pidió la defensa o lo condena a 18 años de cárcel como solicitó Fiscalía.