En una casa de familia de San Juan se vivieron momentos desesperantes. El delincuente casi fue linchado.


Este domingo, una familia almorzaba tranquilamente en su casa cuando un delincuente ingresó con el fondo y desató el terror de quienes estaban en el lugar. Según informó el diario web Tiempo de San Juan, todo ocurrió en el barrio ATSA IV en Rivadavia, una localidad al oeste de la provincia y a pocas cuadras del Hospital Marcial Quiroga. Fue de el mencionado nosocomio que escapó el delincuente aprovechando una distracción de la guardia policial.

Para refugiarse de los uniformados que lo buscaban por toda la zona, se metió a una casa y se encontró con una familia almorzando. Según el diario local, el delincuente amenazó a las personas que estaban ahí y las mujeres empezaron a gritar desesperadas, pidiendo ayuda. Los vecinos del barrio escucharon y empezaron a llegar a la casa en “patota” con intenciones de linchar al delincuente.

La Policía organizó un gran despliegue en la zona y el prófugo se subió al techo para intentar escapar. “Hubo corridas y se escucharon tiros, hasta que finalmente el personal policial lo redujo y lo detuvo”, publicó el diario sanjuanino. “Sonaban las alarmas comunitarias, se escuchaban tiros, la gente gritaba y había corridas. No se sabía bien qué pasaba, sólo se podían ver varios patrulleros y policías cercando la zona”, relató una vecina después de la persecusión de película que dejó al barrio conmocionado.

El delincuente, al verse rodeado, habría asegurado con quitarse la vida, electrocutándose con los cables de un aire acondicionado que estaba en el techo, informó Diario de Cuyo. Fue el dueño de casa quien le prestó una escalera a los policías para que se subieran a bajar al ladrón. Desde la Comisaría 13ra no brindaron detalles sobre la identidad del hombre, ni por qué estaba internado en el hospital.






Comentarios