Mariano Valdez aseguró no haber matado a la mujer sanjuanina y dijo que estuvo prófugo por miedo.


A un mes del crimen de Myriam Morales en el Médano de Oro, San Juan, el principal sospechoso rompió el silencio ante el juez. Se trata de Mauricio Daniel Espejo Valdez, quien se presentó este miércoles ante el titular del Cuarto Juzgado de Instrucción y dio su versión de los hechos acerca del presunto femicidio de su expareja. El hombre quedó implicado tras el testimonio de una vecina, quien señaló haberlo visto en la casa de la víctima el mismo día en el que apareció sin vida.

De acuerdo a San Juan 8, Valdez reconoció ante el juez Martín Heredia Zaldo que estuvo con Myriam en la mañana del 15 de febrero pasado y mantuvieron una discusión. El encuentro, según su declaración, se dio en la escuela que se encuentra a pocos metros de la casa de su padre y que la confrontó al verla con otro hombre. Según el acusado, golpeó al sujeto que estaba con la mujer, se fue y no la volvió a ver.

Valdez señaló que se enteró del fallecimiento de su expareja a través de las redes sociales. Además aseguró que esa mañana, después de verla, fue al hospital y después pasó por una verdulería. Dijo que el resto del día estuvo en su casa, una piecita detrás de un taller de motos, y negó haber matado a Morales, además de asegurar que nunca agredió física ni verbalmente a la víctima.

El sospechoso también explicó por qué desapareció tras la muerte de Myriam. La Policía lo buscó en su domicilio y no lo encontró. Estuvo prófugo durante 11 días, tras ser hallado en la casa de su madre. Según su testimonio, “estuvo evitando a la Policía porque tenía miedo” debido a que todas las miradas apuntaban a él.

Tras la indagatoria, Valdez volvió al Servicio Penitenciario Provincial ubicado en Chimbas. Allí estará alojado a la espera de la resolución del juez interviniente, quien decidirá si dicta el sobreseimiento, falta de mérito o procesamiento del único y principal sospechoso del presunto femicidio de Myriam Morales.






Comentarios