Un portero sanjuanino pasó 78 días encerrado por un delito que no cometió. Su testimonio.  


A horas de recuperar la libertad, tras ser acusado de violar y embarazar a una alumna de una escuela donde trabaja, el portero sanjuanino identificado como P.M.P rompió el silencio. En diálogo con Tiempo de San Juan, el hombre relató en primera persona cómo fue estar detenido por una mentira de una menor. El sujeto de 61 años pasó dos meses y medio encerrado y este martes fue eximido de toda culpa.

“Fue una pesadilla y todo por algo que inventó una niña. Fueron 78 los días que estuve preso, los días más largos de mi vida y el daño que eso me causó nunca va a desaparecer”, contó el portero, según el diario digital, con la voz quebrada.

El sujeto estaba detenido desde el 1 de noviembre de 2018, señalado por un aberrante delito que no cometió. En su momento la adolescente denunció que el hombre abusó sexualmente de ella en el interior del baño del establecimiento escolar y como consecuencia de la vejación había quedado embarazada. Desde entonces el hombre estuvo privado de su libertad en los calabozos de la Comisaría 34º de La Bebida, en Rivadavia.

La escuela sanjuanina EPET N° 6 donde asiste la menor que acusó al portero.

Pero el juez que investigó el caso, Benito Ortíz del Primer Juzgado de Instrucción, determinó que su relato era inconsistente e inverosímil. Además confirmó que el resultado del examen de ADN entre el acusado y la criatura recién nacida de la menor dio negativo. Estas pruebas fueron determinantes para excarcelar al portero y absolverlo de toda culpa.

“No sé por qué habrá mentido o por qué me culpó a mí, no se puede decir algo tan delicado; una mentira así podría arruinar una familia. Por suerte, mi señora y mis hijas nunca dudaron y siempre creyeron lo que decía”, sostuvo el empleado de la escuela EPET Nº6.

Su esposa contó que pasaron las fiestas de fin de año más tristes de su vida, además de padecer la condena social que sufrió su marido por redes sociales. “Llevarle la comida todos los días a la celda y pasar así la Navidad fue algo que nunca olvidaremos y lo peor de todo es que nadie va a pagar por eso. ¿Qué vamos a hacer? ¿Denunciar a una menor? ¿Sacarle plata a su familia?. Pero nunca quisimos problemas, ni antes ni ahora”, dijo entre lágrimas la mujer.






Comentarios