Los efectivos contuvieron a la joven madre del Asentamiento Belgrano en Caucete, para que diera a luz en su casa el lunes pasado. Ambas están en muy buen estado de salud. 


El lunes pasado por la tarde una llamada al 911 le cambió la vida a policías que tuvieron que asistir al Asentamiento Belgrano en Caucete, San Juan, para contener a Mónica Carrizo, una joven de 25 años, que estaba a punto de dar a luz. Es así que por un día los uniformados se convirtieron en parteros. El jueves fueron a visitarlas y llevaron regalos para la beba, a quien su madre llamó Guadalupe. 

Los poliparteros con Guadalupe en brazos.

Según informó Diario Huarpe los efectivos llegaron hasta el asentamiento Belgrano para hacer compañía a la mujer hasta que arribara la ambulancia, pero debido al avanzado trabajo de parto, la beba no se hizo esperar y nació en la casa. Afortunadamente la pequeña y su madre están en perfecto estado de salud.

El jueves por la mañana Mónica los recibió con su hija en brazos a los uniformados que fueron a la humilde vivienda y le llevaron regalos a la bebé: ropa y un changuito, que es lo que más necesitaba la joven madre de escasos recursos.

Los poliparteros junto a Monica y su hijita,

Según el oficial Jacobo Tello, la Mónica contó que al chango lo necesitaba para llevar a su hija al hospital y para que cuando lo lleve al jardín a su otro hijo pueda trasladarla.






Comentarios