La niña de 13 años contó que desde los nueve era sometida por su padrastro. La Policía de San Juan lo busca intensamente.


A principios de enero, una nena de 13 años fue a pasar las vacaciones a la casa de su abuela en Chimbas, San Juan. Pero cuando se acercó la fecha para regresar a la casa con su madre y padrastro, la niña no aguantó mas y le contó a su abuela que la pareja de su madre la “tocaba”. Tras la denuncia correspondiente, la Justicia intervino y ordenó la detención para el hombre, que hasta el momento permanece prófugo.

La niña declaró en Cámara Gesell y su relato fue contundente por lo que el juez del Primer Juzgado de Instrucción, Benito Ortíz, libró la detención del padrastro acusado de abuso sexual. Según informaron fuentes judiciales a Tiempo de San Juan, en el testimonio de la presunta víctima se conocieron detalles del horror al que habría sido sometida por más de cinco años.

Las vejaciones habrían iniciado cuando ella tenía 9 años, momento en el que formó pareja con su madre y detalló que no sólo fueron tocamientos -como contó en un principio- sino también hubo acceso carnal, por lo que la acusación penal resulta aún más grave.

Según el relato de la chica, los abusos se daban en las ocasiones en que su mamá no estaba en la vivienda y él aprovechaba la situación para someterla y luego la amenazaba, por lo que ahora ella está bajo contención psicológica. 

Su padrastro, que es buscado intensamente por la Policía, es un finquero caucetero por lo que estiman que podría estar escondido en las zonas aledañas a los campos donde desempeña tareas.






Comentarios