En el camping El Pinar, una menor de 8 meses fue auxiliada de milagro al atragantarse con un fruto de un árbol.


La dramática situación duró apenas segundos. La beba de 8 meses, de apellido Pérez y oriunda de San Luis, jugaba a la orilla de la pileta cuando se ahogó con una pelotita (un fruto seco de un árbol). Fue su abuela quien notó que su nieta no respiraba y entre gritos de auxilio pidió ayudada a los guardavidas, quienes al realizar los ejercicios de reanimación lograron salvarle la vida a la menor.

Todo ocurrió este domingo en el camping El Pinar, en el departamento sanjuanino Rivadavia. Según el relato de los testigos a Diario Huarpe, la beba estaba sentada sobre una frazada y en un descuido introdujo una pelotita a su boca. Tras la desesperación de su abuela, quien la encontró casi sin vida, los especialistas del lugar le realizaron masajes y aplicaron técnicas específicas.

Lo héroes.

Con la nena tomando un color oscuro por la asfixia y al borde de un paro cardiorespiratorio, los guardavidas (Roberto Rodríguez, José Nart, Pilar López, Nicolás Escales y Leandro Reinoso) practicaron la maniobra de Heimlich. La misma consiste en presionar la parte superior del abdomen y realizar masajes cardíacos. Al despejar la vía respiratoria, la beba comenzó a respirar y a recuperar su color natural.

La menor fue derivada al Hospital Marcial Quiroga, donde se le realizó todo tipo de controles. Estaba fuera de peligro y a las horas de permanecer en observación fue dada de alta. De acuerdo a la tomografía, se supo que la obstrucción había descendido hacia la zona estomacal y fue evacuada.






Comentarios