Se trata de Juan Echegaray, un sanjuanino de 27 años. Era intensamente buscado por la policía desde hace más de un mes.


El personal de la División Homicidios de la policía sanjuanina finalmente detuvo al principal sospechoso de quemar y matar a Liliana Loyola, una mujer de 64 años que falleció este jueves tras agonizar durante 41 días. Se trata de su hijo adoptivo de 27 años, identificado como Juan Esteban Echegaray, quien prendió fuego a su madre porque ésta no le quiso dar dinero. Estaba prófugo desde hace más de un mes.

Al joven lo hallaron en el departamento de su padre, ubicado en Avenida Ignacio de la Roza y Alem, en Capital. Según indicaron fuentes policiales a Diario Huarpe, la aprehensión se dio luego de que los uniformados siguieran al padre de Echegaray hasta el domicilio céntrico. El sujeto estaba recién bañado y se sorprendió al ver a los agentes ingresar al lugar para arrestarlo.

Mientras era detenido el sospechoso se refirió a su tío Omar Loyola, quien lo acusó de haber golpeado y maltratado en otras ocasiones a su hermana. En su primera declaración extraoficial desmintió las acusaciones del hombre y dijo que su tío “nunca me quiso y nos hizo la vida imposible a mí y a mi hermana”.

Echegaray era intensamente buscado desde el 29 de noviembre, cuando ocurrió el brutal ataque a su madre, y si bien se habían realizado diferentes allanamientos todos resultaron negativos. Los investigadores presumen que estuvo escondido en Mendoza, donde tiene familiares, y en los últimos días volvió a San Juan. Todas las fuerzas, desde Gendarmería hasta la Interpol, habían sido notificadas sobre su pedido de captura.






Comentarios