Está ubicado en Jáchal y es reconocido por su Cristo Negro de más de dos siglos de antiguedad. 


El templo de Jáchal es una de las iglesias más antiguas de San Juan. Tiene un importante valor histórico, que hizo necesario armar un plan de mejoras pero sin perder de vista el patrimonio que había que resguardar. La refacción tiene como objetivo mantener la imagen exterior urbana de la obra en todos aquellos elementos que hacen a su esencia, reforzando la misma con la ampliación del atrio existente y el reemplazo de las obras de apoyatura contiguas al templo.

En el interior del templo, los trabajos buscan generar un sector que evoque la memoria constructiva de su muro envolvente sin afectar el carácter espacial del edificio religioso. Para ello se propone generar un área, vecinal al pórtico de acceso, despojada de mobiliario para que quienes accedan mantenga el punto focal hacia el altar y que todos los elementos constitutivos del espacio se centren en este punto.

El director de Arquitectura, Marcelo Yornet, se refirió a los trabajos que se están realizando y dijo: “Actualmente estamos analizando en conjunto con Patrimonio qué se hará con pinturas que se encontraron y que están dañadas, así como también con la carpintería realizada de manera manual y que cuenta con imperfecciones, restando determinar si se conservan sus marcos o se realizan nuevos. Esta obra llevará un plazo estimado de dos años y se renovará el edificio conservando la tradición del pueblo jachallero”.

Toda la obra que se está desarrollando en la iglesia, se complementará con un memorial, cuyo guion estará centrado en el muro como contenedor de la memoria colectiva basada en la “tradición del pueblo de Jáchal”. El mismo se desarrollará en el subsuelo, donde también está contemplada un área de apoyatura con talleres de restauración, depósito y sanitarios. Se espera que los trabajos puedan terminarse antes de que finalice el primer semestre del año. 






Comentarios