Analizan cómo reemplazar los subsidios que dejarán de recibir del Estado nacional. 


La Conferencia Episcopal decidió renunciar hace un tiempo al dinero que recibe del Estado, unos $130 millones que va destinado a cada diócesis para asignaciones a los obispos, becas para seminaristas y parroquias de frontera. Si bien es apenas el 7% del presupuesto total que manejan, analizan cómo se realizará la recaudación de esos fondos. En San Juan, desde el Arzobispado dijeron que pedirán aportes a los laicos aunque antes convocarán a la comunidad religiosa para tomar una decisión.

En algunas provincias ya definieron que, a través de las cuotas de las escuelas confesionales, se hará un aporte extra que ayude a sostener económicamente a la Iglesia tras renunciar al subsidio nacional. En San Juan la propuesta por ahora no está bien vista. “En un primer momento se pensó en pedir 10 pesos más en la cuota mensual, pero luego se decidió que lo ideal sería consultar a los diferentes sectores laicos. Si bien hay provincias que implementarán eso, en San Juan aún no hay nada decidido”, señalaron desde el Arzobispado.

En la provincia funcionan 39 colegios religiosos, además hay más de 13.000 voluntarios en al menos 150 instituciones laicales. Todas estas instituciones serán parte de las diferentes convocatorias para debatir y definir las formas de juntar los fondos. “No se quiere tomar una decisión a puertas cerradas”, dijeron.

Según publicó Diario de Cuyo, a nivel local la Iglesia recibe $220.000 para pagar el sueldo del obispo (que es aproximadamente de 50.000 pesos), 3.500 pesos a cada seminarista (actualmente hay 32 jóvenes en el seminario) y el resto es para las parroquias de frontera, que son 18. “San Juan no es una Iglesia que maneje fondos muy importantes. Lo positivo es que la renuncia va a ser paulatina y por eso se tiene tiempo de buscar una solución. Se debe entender que esta situación es un problema de toda la Iglesia sanjuanina “, agregaron.






Comentarios