Ocurrió en San Juan. Al joven de 20 años lo descubrieron por los excesivos gastos que realizó en una semana.


Empleado infiel. Así es como lo apodaron a un joven sanjuanino de 20 años que le robó 250 mil pesos a su jefe. El ladrón, de apellido Lara, secuestró la suma de dinero de un depósito de baterías en el que trabajaba en el departamento Rawson. ¿Cómo lo descubrieron? Fue a raíz de las excesivas compras que realizó en menos de una semana, que incluyeron una moto, ropa y hasta joyas para su novia.

De acuerdo a lo que dijeron fuentes judiciales a Diario de Cuyo, la investigación se desató cuando el dueño de la fábrica de Baterías Imperio denunció el faltante de varios fajos de billetes que había guardado en una de las cajas de la recaudación. Inmediatamente la investigación se centró en los empleados del negocio, los únicos que tienen acceso a la caja. Fue entonces cuando los pesquisas detectaron que uno de los jóvenes había realizado un gasto excesivo en los últimos días y que no concordaba con su salario.

Algunos de los elementos que secuestraron de la casa de Lara.

El acusado había comprado ropa, zapatillas, una moto Honda Wave de 110cc, cascos y joyas que le regaló a la novia. También había gastado la suma de 25 mil pesos en compras por Internet. Todos los elementos fueron secuestrados de su casa, ubicada en calle Lemos, en Pocito, tras un allanamiento. Además tenía 45 mil pesos en efectivo en su poder.

El procedimiento policial estuvo a cargo de la División Robos y Hurtos de la Central de Policía, mientras que el allanamiento fue confirmado por el Primer Juzgado de Instrucción.






Comentarios