Cristopher tiene 5 años y posee síndrome Riley-Day. Vive con su mamá y su hermano, pero debieron abandonar la habitación que les prestaban. 


Gimena Bolado es una joven madre de San Juan que tiene dos hijos y no tiene donde vivir. Uno de los menores, Gino, tiene 3 años y el otro, Cristopher, 5 y posee síndrome Riley-Day, que provoca una disfunción multisistémica. 

A Gimena (26) le prestaban una habitación y debe devolverla en unas semanas, quedará en la calle, y es por eso que pide un lugar para vivir. 

Si bien personal del Ministerio de Desarrollo Humano se comprometió a darle un andador, na silla de ruedas  y pañales para Cristopher y anteojos para Gino, la mujer solicita un lugar donde vivir. 

“No se qué hacer. Estoy con lo del Cristopher y ahora no tengo adónde ir. Solo voy de una casa a otra”, manifestó Gimena entre lágrimas al Diario Huarpe. 

Gimena mantiene a sus hijos con la asignación familiar y por discapacidad que cobra, sumado a alguna changuita que le surge cuando tiene alguna persona cercana que le cuide sus chicos.

Cristopher no tiene tonicidad en su cuerpito y por ende no se sostiene erguido. Además es muy estreñido porque el intestino grueso no funciona y se le hace bolo fecal en la panza a causa del síndrome que posee.

Por las dolencias que sufre el niño debe estar con una dieta muy rigurosa compuesta por yogur activia, zapallo, espinaca, vaselina, entre otros alimentos que no son económicos.

El síndrome Riley-Day es un trastorno hereditario caracterizado por disfunción sensorial y afectación grave de la actividad del sistema nervioso autónomo, dando lugar a una disfunción multisistémica.




Comentarios