Ricardo compra cada disco, lo escucha una vez, lo graba y después lo guarda como una joya invaluable.


En la era de Spotify y YouTube un sanjuanino sigue comprando CD’s de música, tiene más de 3.000, la mayoría de cuarteto, y todos tienen apenas un uso. Se trata de Ricardo, que tiene 42 años y tal vez la mayor colección privada de discos de cuartetos de todo el país. Este loco de los círculos tornasolados comenzó hace 24 años a comprar música y no tiene pensado dejar de hacerlo, sin importar lo que inventen las nuevas tecnologías.

El amor del sanjuanino por los discos comenzó cuando tenía apenas 18 y su mamá le regaló una compactera. Tener su música preferida en ese objeto de lujo que eran antes los CD’s lo enamoró y empezó de a poco a coleccionarlos. Si bien tiene de varios géneros, su amor por la música más amada de los cordobeses lo pudo y por cada 10 discos que compraba, 8 eran de cuarteto, publicó Diario La Provincia.

En las estanterías de Ricardo, que se encuentran en su habitación, no hay ningún rayado, ya que desde el principio cumple con un ritual cada vez que compra un disco. Tras elegir su nueva adquisición llega a casa, lo desenvuelve con amor y lo escucha una sola vez. Después de eso graba la música y guarda el CD en su caja, dejándola entre su colección. El último en recibir fue el CD5 de Vanguardia, que recién salido del horno le llegó desde Córdoba gracias a una amiga que lo fue a visitar.

El sanjuanino cuenta que su colección fue creciendo con los años y que no se dio cuenta de lo que tenía hasta hace poco, cuando empezó a mostrarle a algunos de sus amigos las joyitas que dormían junto a él. Ahí se puede encontrar toda la discografía de Trulalá, su banda preferida, pero también la historia de los últimos años del cuarteto nacional. Después de ver cómo reaccionaban algunos de sus conocidos entendió que no podía dejar eso sólo para él, por lo que ahora piensa seriamente en poner un museo del cuarteto nacional.

Para Ricardo la música en sí misma es importante, pero su gran pasión son los CD como objeto. Las cajas, saber que al comprarlo su dinero va directo a la banda y también poder escuchar el producto global de esas 10 o 12 canciones compiladas, editadas y ordenadas. Por eso, cuando una banda saca un tema nuevo y lo promociona en Internet, aunque sea de sus amados Trulalá, el sanjuanino igual va a esperar hasta que salga el disco completo. Además, remarcó la importancia de ir a los recitales, que también son una forma de apoyo a la música nacional.






Comentarios