En San Juan, el "Puyutano" fue campeón del Torneo de Invierno del fútbol local y lo festejó de una manera particular.


Después de 27 años de sequía, Sportivo Desamparados volvió a dar una vuelta olímpica en el fútbol sanjuanino. En el Estadio del Bicentenario, el “Puyutano” le ganó 2 a 1 al Atlético de la Juventud Alianza y se consagró campeón del Torneo de Invierno. Un título que se festejó de una manera particular: en el medio del campo de juego, todos abrazados, jugadores y cuerpo técnico rezaron y le agradecieron a Dios con el “Padre Nuestro”.

“Unos viajaban todas las mañanas en colectivo y otros, como el Ema (arquero), salían de trabajar y con la comida sin digerir venían a entrenar. Vale la pena esto. Si lloran es por el esfuerzo que hizo el equipo. Estaba afuera y decía que increíble. Estoy orgulloso de ustedes. Los quiero felicitar a todos. Ahora vamos a agradecer a Dios”, fueron las palabras de Carlos Fondacaro, el ex Boca que se sumó al equipo sanjuanino en diciembre de 2017.

Desamparados ganó bien. Con juego y goles (Narávez y Prieto) se impuso ante el “Lechuzo” y gritó campeón en Pocito. El arquero Emanuel Guirado y el atacante Silvio Prieto, quienes salieron campeones en el Argentino B y A en 2004 y 2006 respectivamente, fueron los dos héroes que tuvo la exitosa campaña del conjunto sanjuanino. Víctor Hugo Andrada, el entrenador que llegó en febrero para dirigir al plantel en el Federal A, también fue un pilar importante en el equipo del Víbora: rearmó el plantel de la Local con un mix de jugadores experimentados y jóvenes de las inferiores.

Sportivo Desamparados, campeón.

Con la copa de Invierno en sus manos, Desamparados buscará también adueñarse del Torneo de Verano para así consagrarse en el rey absoluto del fútbol local. Si el segundo campeonato tiene otro ganador, Sportivo disputará la Superfinal a fines de 2018 para definir el campeón del año.






Comentarios