El menor está en el hospital Rawson de San Juan. Sufrió traumatismo de cráneo pero ya está fuera de peligro.


Un nene de cuatro años quedó internado la tarde de este lunes en el hospital Rawson de San Juan luego de que una pared se derrumbara y cayera sobre él. El hecho pasó en el asentamiento Pedro Echagüe de Santa Lucía. 

Desde hace algunos días la pared de adobe venía cediendo y este lunes cerca de las 19 se desplomó completamente. Los escombros cayeron sobre el niño y le provocaron traumatismo de cráneo y algunos hematomas en el resto del cuerpo.

El chiquito estaba jugando adentro de su casa junto a otros familiares cuando la pared cayó. ​

La mamá del nene​ corrió a rescatarlo y lo sacó de abajo de los escombros y le pidió ayuda a los vecinos, quienes la asistieron y la llevaron hasta el nosocomio, informa el diario Tiempo de San Juan. 

Si bien el menor permanecía internado este martes, estaba fuera de peligro. 

Imagen ilustrativa. 




Comentarios