Ocurrió en San Juan. El hombre asegura que la escuela queda cerca de su casa donde vive con su hijo con discapacidad.


Un portero de una escuela sanjuanina se encadenó, este martes, a las rejas del establecimiento porque no quiere ser trasladado a otra institución educativa. Según publicó el diario web Tiempo de San Juan, se trata de un trabajador de la Escuela República de Chile, en Chimbas, una populosa localidad al norte de la provincia. El hombre se desempeña como portero y no quiere que lo trasladen porque tiene un hijo con discapacidad y dice que estar cerca de su casa le permite atenderlo cuando lo necesita.

Se trata de Emilio Páez, que trabaja en ese establecimiento desde hace más de treinta años y es conocido por toda la comunidad educativa. “Tengo un chico especial y desde aquí voy en un ratito y lo auxilio, porque le dan convulsiones y tiene retraso mental. Ahora estamos los dos solos en la casa porque tengo otro chico, pero vive con su novia”, dijo Páez a la radio AM1020. La otra escuela a la cual quieren llevarlo queda a tres kilómetros de su vivienda y teme que si está lejos ya no podrá auxiliar a su hijo ante una emergencia.

Paéz estuvo encadenado a la puerta de la escuela hasta que los directivos de la misma salieron y le pidieron que desista de su actitud. La situación del portero es desesperante y sostiene que su hijo estuvo durante meses bajo tratamiento psicológico. Según su relato,  ahora es él el único que puede cuidarlo “porque hay gente que no quiere”. Hasta el momento se desconoce el motivo por el cual quieren trasladar a Páez a otra escuela pero las autoridades se comprometieron a darle una solución. 




Comentarios