Pasó en San Juan. El menor de 4 años se encontraba solo en la vivienda y pudo escapar de las llamas.


Otra vez una travesura de un niño casi termina en tragedia. Esa vez en la provincia de San Juan, un nene de 4 años desató un feroz incendio en su casa cuando jugaba con un encendedor. Todo ocurrió cuando su mamá salió a buscar a sus hermanitos a la escuela, que queda a una cuadra y media de la vivienda. Afortunadamente el menor logró salir con vida.

El incendio sucedió en un domicilio de la Villa Cenobia Bustos, en la localidad de Rawson. Allí vive Gabriela Cortez con sus cuatro hijos. Justamente dejó solo a su hijo más pequeño para acompañar a los otros chicos a la escuela. “No lo levanté al más chiquito. Lo dejé durmiendo, con la tele prendida por si se despertaba. Entonces dejé a mis dos hijos y vuelvo. Cuando me faltaba una cuadra para llegar, un vecino me pregunta si había dejado algo prendido en la casa porque salía humo”, relató.

La casa quedó inhabitable.

Según la mamá, el chiquito se subió a una silla para tomar el encendedor que estaba encima de una alacena. Luego se dirigió a una habitación, donde empezó a jugar con el encendedor y provocó el incendio. Por suerte pudo escapar de las llamas. Cuando su mamá llegó a la vivienda su hijo estaba afuera. Inmediatamente fueron socorridos por los vecinos. “Todo ocurrió en un segundo. Aquí está”, comentó Gabriela entre lágrimas, mientras abrazaba y besaba al pequeño.

Como consecuencia del siniestro la familia perdió absolutamente todo: camas, colchones, muebles, electrodomésticos y ropa. “Los bomberos llegaron pero no pudieron hacer nada. Acá alquilamos. Ahora no nos quedó nada. Nos vamos a vivir a la casa de mi suegro, donde mucho espacio no hay”, contó dolida la damnificada a Tiempo de San Juan.

La casa quedó inhabitable.




Comentarios